Make your own free website on Tripod.com

 

LA MUJER EN EL GIMNASIO

 

Estas, entre otras, son preguntas cada vez menos comunes gracias a la difusión cada vez más amplia de los beneficios que brinda esta actividad y de las áreas que abarca.

Pero siempre quedan algunas dudas y puntos no muy claros. Básicamente cuando una mujer se resiste al entrenamiento con pesas o lo mira con desconfianza es por el temor a desarrollar músculos excesivamente grandes o masculinos. Normalmente lo asocian a los colosos del fisicoculturismo masculino o femenino, portando biceps sobredimensionados, espaldas anchas, hombros resaltados y venas sobresalientes por todo el cuerpo.

Es un error relacionar el entrenamiento con pesas exclusivamente con el fisicoculturismo o como una actividad exclusiva de los hombres.

En el gimnasio para cada parte del cuerpo, para cada grupo muscular, sean los biceps, los glúteos, los abeductores (caderas), la cintura, los abdominales, hombros, etc... existe uno o más aparatos o movimientos específicos localizados que trabajan de manera aislada sobre cada una de estas zonas y cada persona debe tener su rutina individual de entrenamiento según sus necesidades, que pueden ser: tonificar, levantar, adelgazar o desarrollar cada una de esas partes del cuerpo.

REQUERIMIENTOS COMUNES DE LA MUJER EN EL GIMNASIO:

Observaciones:

En contraposición los hombres lo que buscan es bajar la panza y marcar los abdominales, robustecer las piernas, inclusive las pantorrillas y desarrollar al máximo los pectorales, la espalda, los hombros, los biceps y los triceps.

EL EMBARAZO:

  • Salvo contraindicaciones por algún inconveniente, la actividad física se puede, y se debe, practicar hasta los últimos días de gestación.
  • LA OSTEOPOROSIS:

    El proceso natural de envejecimiento del cuerpo humano incurre en un aumento de la grasa corporal y disminución de masa muscular y ósea, afectando esta última principalmente a las mujeres . La alimentación adecuada y la actividad física regular y constante (principalmente el entrenamiento con pesas) retrasan y hasta pueden revertir ese proceso.

    ******

    La mujer, mucho más que el hombre, sufre física y psicológicamente las consecuencias de los cambios hormonales a lo largo de su vida. Los especialistas han comprobado científicamente que la terapia más eficaz en el sentido de prevenir, atenuar y combatir sus síntomas es indudablemente la actividad física y vuelvo a resaltar: principalmente el entrenamiento con sobrecarga o sea contra resistencia (pesas y aparatos), que actúa directa y benéficamente sobre los sistemas hormonal e inmunológico, favoreciendo los aspectos físicos y psicológicos en todas las etapas de la vida.

    AMAS DE CASA: ¡¡AL GIMNASIO!!

    Afirmaciones como: "Yo ya hago gimnasia en mi casa limpiando, barriendo, fregando, cocinando, yendo al supermercado y cargando las bolsas, etc." No son escusas para no ir al gimnasio.

    NO ES LO MISMO estar fregando el piso con la cintura torcida, con la escoba en una mano, corriendo un mueble con la otra y empujando el balde con el pie y maldiciendo el timbre que suena junto con el teléfono, mientras el nene llora porque tiene hambre, que estar en el gimnasio trabajando cada grupo muscular correctamente de manera orientada y controlada por el instructor.

    ...Y NO ES LO MISMO correr contra el reloj, al banco, al supermercado, cargar las compras mal distribuídas en las bolsas, cruzando las calles, entre los autos que largan humo y bocinazos, que pedalear o caminar en la cinta lejos del ruido y el estrés, concentrándose en el propio organismo en un ambiente propicio.

    ..."Y lo más importante: el control y la orientación en cuanto a la postura, la técnica y las dudas sólo pueden ser brindados en el gimnasio."

     

    Dedico esta nota a mi mujer, Susi, el ejemplo vivo de que todo esto es cierto.

     

    André Luiz Lajtaváry
    Director Técnico de Hipólito Paddle & Gym

    Vuelta al Índice de artículos