Make your own free website on Tripod.com

 

Entrenamiento con pesas
(los errores más comunes: parte lll)

 

En los números anteriores señalé y aclaré los errores más comunes cometidos exclusivamente por los hombres y separadamente los cometidos exclusivamente por las mujeres en cuanto a la ejecución y a los conceptos relacionados a esta actividad.

Para completar el tema, en esta última parte veremos los errores comunes de ambos sexos.

1) Alternar en una misma sesión de entrenamiento ejercicios para piernas, zona media y sona superior.

Al contrario de lo que se pueda pensar, de esa manera el desgaste será mucho mayor y el rendimiento mucho más bajo. La manera correcta para que el músculo asimile mejor el entrenamiento y el rendimiento sea el máximo, es terminar de trabajar determinado músculo y solo entonces pasar definitivamente al otro y aí también con las zonas del cuerpo.

2) Entrenar de manera instintiva, sin seguir una rutina establecida.

El método instintivo (o sea, como se me den las ganas) puede funcionar para algunos culturistas profesionales sobredesarrollados y aun así solo ocasionalmente.

Para un principiante lo ideal es seguir una rutina preestablecida y progresar paulatinamente y controladamente siguiendo las pautas de esta rutina. El progreso también será gradual y constante.

3) Falta de constancia

Para notar progresos en el rendimiento físico no alcanza con estar anotado en el gimnasio. ¡¡Hay que ser constante!! Es la regla más importante . Todos los días, cuatro, tres o hasta dos veces por semana, pero hay que ser fiel a la frecuencia que nos propusimos...¡a rajatabla!

4) ¡¡Si dejás, "se te cae todo"!!

Es un concepto totalmente equivocado y sin ningún fundamento o lógica. Una persona que entrena de manera regular y constante y desarrolla una musculatura privilegiada, cuando deja de entrenar, a partir de ese momento empieza a regresar a lo que es su tendencia natural cuando no entrena. Teóricamente el mismo tiempo que llevó lograr un determinado desarrollo es el tiempo que lleva volver al punto de partida...si se deja.

5) Querer hacer siempre lo que hace el otro/ la otra

Cada persona tiene sus propias características individuales (necesidades, capacidad y limitaciones) y su rutina de entrenamiento debe amoldarse a esas características.

Para cada músculo existe una infinidad de ejercicios de los cuales algunos resultan más cómodos o más eficaces para una persona que para otra.

Es muy importante cambiar ideas con compañeros/ aas de entrenamiento, probar y experimentar técnicas nuevas, pero si estamos siempre pendientes de lo que hacen los otros/ as perdemos concentración en el estilo adecuado a nuestros propios requerimientos.

Normalmente para que una técnica nueva se asimile bien y haga el efecto deseado, lleva su tiempo. Por eso no conviene estar siempre cambiando de técnicas.

P.D: Vuelvo a aclarar que con gusto y de manera totalmente gratuita ofrezco a los interesados una copia de notas editadas anteriormente así como aclaraciones a dudas con respecto al entrenamiento físico.

 

André Luiz Lajtaváry
Director Técnico de Hipólito Paddle & Gym

Vuelta al Índice de artículos