Make your own free website on Tripod.com

 

EL ENTRENAMIENTO CON PESAS
Los errores más comunes cometidos en el gimnasio (II)

 

En Imagen Deportiva del mes pasado tratamos y aclaramos los errores más comunes cometidos por los hombres en el entrenamiento. Este mes nos dedicaremos a las mujeres y sus errores más comunes que influyen de manera decisiva en la efectividad y en los conceptos que se puede tener de dicha actividad.

Atribuir el aumento de peso invariablemente al hecho de "engordar".

Antes que nada hay que tener en cuenta que el músculo por tener una densidad mucho mayor que la grasa corporal, también pesa mucho más. Por eso para las mujeres deportistas, sobretodo a aquellas que entrenan con pesas y aparatos, la cinta métrica ofrece un control mucho más efectivo en ese sentido que la balanza, principalmente en la medición del diámetro de la cintura y de las caderas que son las zonas más propensas al acumulo de grasa. Si tenemos en cuenta esos conceptos es totalmente viable un leve aumento de peso y la simultánea disminución del diámetro en esas zonas del cuerpo.

Entrenamiento intenso + alimentación precaria = adelgazar: FALSO

El entrenamiento con pesas y aparatos fija las grasas.

El único agente fijador de grasas es el sedentarismo. El entrenamiento induce el organismo a absorver, eliminar, aprovechar, asimilar y transformar en energía (quemar) las proteínas, las grasas y los carbohidratos en su justa medida.

Las pesas y aparatos sólo sirven para desarrollar volumen muscular.

Según su aplicación el entrenamiento con pesas y aparatos sirve también para tonificar, levantar, endurecer, marcar y hasta para reducir determinadas zonas del cuerpo.

Entrenar exclusivamente la zona inferior del cuerpo (glúteos y piernas)

Tan importante como el mantenimiento de la musculatura de glúteos y piernas es también el mantenimiento de los pectorales (levantar y tonificar), dorsales (endurecer), los tríceps (endurecer y marcar) y la espalda (por la postura). No creo que haga falta mencionar la importancia fundamental de la cintura y los abdominales.

Pensar que cuanto más delgadas más atractivas serán.

En la actualidad éste es uno de los conceptos más equivocados. El atractivo consiste justamente en los contrastes, los relieves, las curvas bien delineadas y en proporciones armoniosas (tampoco exageradas). Para lograr esos aspectos lo más indicado es el entrenamiento localizado con pesas y aparatos.

Fijar como objetivo: 90-60-90

Éste es un concepto totalmente utópico. Las proporciones ideales varían de persona a persona y principalmente en función de su altura. Para la gran mayoría de las mujeres 90-60-90 es prácticamente imposible de alcanzar por medios naturales ( entrenamiento físico y dieta sana) y el intento normalmente sólo conduce a una frustración, innecesaria.

Seguir rutinas padrón hechas para... hombres.

Desastrosamente éste es un fenómeno bastante común y ocurre siempre cuando el instructor es hombre y la única rutina que conoce es la que le enseñaron a él cuando empezaba a entrenar con pesas. Existen diferencias fundamentales entre una rutina básica masculina y una femenina. Un ejemplo es el entrenamiento de piernas:

Hombres:
- sentadillas: vasto externo
- extensiones en la camilla: vasto interno
- flexiones en camilla: isquiotibiales
- pantorrillas (gemelos)

Mujeres:
- glúteos (cola)
- aductores(parte interna de los muslos)
- abeductores (caderas)

NOTA: En caso de dudas o interés por mayores detalles me encuentro a su entera disposición por teléfono, carta o personalemtne en Hipólito Paddle & Gym, así como para ceder copias de notas publicadas anteriormente en Imagen Deportiva ( en forma gratuita)

 

André Luiz Lajtaváry
Director Técnico de Hipólito Paddle & Gym

Vuelta al Índice de artículos