Make your own free website on Tripod.com

 

El orgullo de tener un buen (estado) físico

 

No hace falta recalcar que a cualquier edad y en cualquier situación un buen (estado) físico siempre es motivo de orgullo. Escribo buen (estado ) físico para separar el "buen físico" del buen estado físico que son dos cosas diferentes pero que pueden perfectamente (y casi siempre es así) cohabitar dentro de un mismo cuerpo.

El buen físico se refiere al aspecto exterior, el aspecto visual del cuerpo, mientras que el "estado fïsico" implica en la funcionalidad de los componentes (los órganos y los músculos) de ese cuerpo. Cada una de esas cualidades separadamente ya de por sí son motivo de orgullo propio ¿por qué no? Y si van de la mano más todavía...

Pero, ¿cómo hacer para alcanzar este estado digno de orgullo propio?...

Veamos:

1º paso: La motivación. Consiste simplemente en leer, consultar, preguntar y averiguar sobre beneficios ofrecidos por el entrenamiento físico. Siempre hay al alcance de la mano material suficiente (por ejemplo el último número de Muscle& Fitness)

2º paso: la determinación. Buscar un gimnasio bien recomendado y empezar a entrenar. Ante la menor duda conviene consultar antes con la persona indicada acerca de nuestra capacidad, nuestras necesidades y nuestras limitaciones.

3º paso: La constancia. Cumplir ¡a rajatabla! Con la frecuencia semanal propuesta.

4º paso: El progreso. Ir incrementando gradualmente la intensidad en los entrenamientos. Los progresos se harán notar en la misma proporción.-

5º paso: Fijar objetivos y superarlos a mediano y largo plazo.

6º paso: Perseverar. Hacer del entrenamiento un estilo de vida y no abandonarlo bajo ningún pretexto.

7º paso: Disfrutar del orgullo que se siente al verse y sentirse cada vez mejor, a cada entrenamiento...

 

André Luiz Lajtaváry
Director Técnico de Hipólito Paddle & Gym

Vuelta al Índice de artículos